Home Destacadas Feliz día a los periodistas

Feliz día a los periodistas

por Gabriela Monqaut

En el país existen muchas fechas que anclan en la práctica cotidiana del periodista por sucesos históricos y contemporaneos, y por el maravilloso ejercicio de este oficio de grandes periodistas. Se puede hablar de la desaparición del escritor y periodista Rodolfo Walsh durante la dictadura de 1976, o las narraciones de las coberturas en Centroamérica de la periodista argentina Stella Calloni, donde la vida o la muerte eran en el día a día, o de los cientos de periodistas desaparecidos y o asesinados.

¿Y cuál es esa relación? Quizás que la tragedia que atravieza la historia pátria y de la propia vida de Mariano Moreno le puso su impronta al periodismo en la Argentina

Tiempos de rara felicidad son aquellos en los que se puede decir lo que se desea y es lícito decirlo – Gazeta de Buenos Ayres”

Entre el 25 de mayo de 1810 y el 4 de marzo de 1811, es decir en a penas once meses, Moreno desarrolló una práctica política y periodística que quedó marcada en la historia. Once meses que concluyeron con la misión a la que se lo envió para que ya no volviera a la Patria que iniciaba una de las tantas etapas históricas de pujas en torno a las conquistas independentistas. El final trágico de Mariano Moreno podría denominarse, retomando a García Marquez, Crónica de una muerte anunciada, más allá de las hipótesis acerca de si fue envenado o no, su suerte ya estaba echada y su final era cuestión de tiempo, en el marco del avance de los sectores criollos pro colonialistas.

Como Secretario de la Junta de Gobierno impulsó medidas que iban a chocar con los intereses de los nuevos sectores de poder económico que se consolidaban o comenzaban a emerger: tomó medidas contra el contrabando, reguló las exportaciones y redactó un reglamento de comercio, en pos de la recaudación fiscal. También impulsó medidas para fortalecer la educación pública entre otras. En esta direccción fue que vió la necesidad de crear un órgano de prensa para hacer conocer al pueblo las actuaciones de la Primera Junta de Gobierno.

En su lanzamiento expresó: “El pueblo tiene derecho a saber la conducta de sus representantes, y el honor de éstos se interesa en que todos conozcan la execración con que miran aquellas reservas y misterios inventados por el poder para cubrir sus delitos. El pueblo no debe contentarse con que sus jefes obren bien, debe aspirar a que nunca puedan obrar mal. Para el logro de tan justos deseos ha resuelto la Junta que salga a la luz un nuevo periódico semanal con el título de Gazeta de Buenos Ayres”.

El último número de “La Gazeta” se publicó el 12 de septiembre de 1821, cuando Bernardino Rivadavia decidió sustituirla por el Registro Oficial.

Fuente: Télam

Recomendamos

X